Home » 2018 » junio » 06

Daily Archives: 6 junio, 2018

Reputación online y el valor de la meritocracia. La visión que tienen los demás te situan donde estás, aunque te pese.

Reputación online y el valor de la meritocracia. La palabra meritocracia proviene del latín mereo , merecer, y antiguamente era una forma de gobierno basada en el mérito. Sólo los mejores podían gobernar. Hoy en día este término, en Internet, lo aplicamos al reconocimiento que cada usuario obtiene por sus aportaciones. Un sistema meritocrático debería reflejar qué contenido aportas y si es de calidad. Para ello, para practicar la meritocracia, las redes sociales y comunidades virtuales son el sitio idóneo. No hay mayor presión que la presión de los iguales, por tanto sus valoraciones respecto a nuestras aportaciones son definitivas a la hora de que otros usuarios busquen nuestro contenido.

 

Reputación online y el valor de la meritocracia.


 

 

Básicamente estos sitios son como discotecas. Nosotros no queremos entrar en una discoteca, por muy grande y moderna que sea, si está vacía y parece que no hay animación. Sin embargo, tenemos tendencia a entrar en aquellos lugares que prometen diversión, incluso si sus condiciones no son las que nos gustarían.
Lo mismo sucede en una comunidad virtual, ¿Quién querría hacerse miembro de una comunidad en la que no se habla de nada?; y ¿Quién acudiría a YouTube si sólo hubiera los mismos 15 vídeos todos los días? Para lograr tráfico y usuarios, es primordial el poder generar contenido y además de calidad relevante.

Por supuesto podemos tener editores de pago y redactores, pero los recursos para esto serían inasumibles, imaginemos cuánta gente se necesitaría para proyectos como Wikipedia o YouTube y los ingentes recursos que ello consumiría.

Recursos compartidos.

Un claro ejemplo de meritocracia son las redes P2P ( Peer to Peer ) a través de las cuales se distribuyen ficheros de todo tipo (canciones, películas, vídeos, etc.); en este tipo de redes, cuanto más compartes, generalmente, más derecho tienes a descargar cosas a tu vez. Según los archivos que compartas, el tiempo que pases compartiendo y la cantidad de gente que elige tus contenidos para ser descargados, la velocidad o capacidad  propia para descargar esos contenidos, aumenta. Esta es una forma de recompensa a aquellos usuarios más activos. A pesar del problema legal que están despertando estas redes entre las autoridades, el conocido grupo de música Iron Maiden ha sabido sacar partido a las descargas “ilegales” de su música en la plataforma BitTorrent, y ahora planifica las giras de sus conciertos en función de la cantidad de estas descargas.

Aportaciones.

En la meritocracia lo que compartes es importante, pero también lo que haces. Un buen ejemplo de ello es Comunitae (préstamos entre personas). En este sitio se valoran proyectos de emprendedores y se casan inversores/emprendedores. En Comunitae no es lo más importante el número de préstamos que solicitas/cubres, sino más bien cómo acaban las transacciones. En cada transacción terminada de forma adecuada sumas positivos (como pasa en otros sitios como, por ejemplo, eBay). Dejar un préstamo impagado o declarar que inviertes en un proyecto y luego no cubrirlo se penaliza gravemente, deteriorando la reputación.

Valoraciones.

Detrás de un usuario en Internet hay cierto miedo al anonimato, al quién hay detrás de la pantalla. No siempre podemos comprobar la identidad del usuario, con lo cual hemos de crear herramientas que nos permitan ganar esa confianza. Sin embargo, nos podemos preguntar si en Internet es necesario conocer la identidad de un determinado usuario. O bien si sólo necesitamos saber si podemos depositar nuestra confianza en sus contenidos, opiniones, etc.

Esa es la base de la reputación on line, que podríamos definir como el prestigio o estima de una persona o marca en Internet. Esta reputación antes se lograba por medio de círculos mucho más limitados: familia, amistad, trabajo. Hoy en día se consigue por la votación de nuestros iguales. Los usuarios de un determinado soporte evalúan nuestro contenido y lo valoran por medio de puntuaciones, factor cuantitativo y comentarios, factor cualitativo. A medida que nuestra reputación crece o la valoración de nuestro contenido es mayor, este irá ganando reconocimiento en la comunidad, ganando popularidad y, por tanto, tráfico. Alcanzado cierto punto de reputación podemos llegar a transformarnos en referentes (gurús, expertos, etc.).

En esta dirección, dos de las redes sociales más grandes, Facebook y Google+, articularon en sus dinámicas los conocidos “likes” y +1, respectivamente. A través de la reputación on-line nos encontramos con una vía muy rápida para lograr menciones, positivas o negativas. El propio hecho de valorar contenido ya genera reputación para quien lo hace. El problema que genera la valoración de contenidos es que la marca o empresa pierde el control sobre la misma. En el “Cluetrain Manifesto” del año 2000 ya se detallaba que se avecinaban nuevos tiempos, en la cual los mercados dejarían de ser monólogos y pasarían a ser conversaciones. Es decir, deja de haber una conversación unilateral empresa-usuario y se crea un canal bidireccional donde el
usuario opina.

La forma más eficaz de controlar las menciones sobre nombres y marcas es su generación de forma proactiva: construir contenidos propios para que otros no puedan ocupar ese espacio con sus concepciones. Cuanto más generen personas y organizaciones, más difícil resultará a un tercero que sus comentarios superen en exposición a los de sus mayores interesados. Por otro lado, la creación de información sobre nosotros mismos puede aumentar el escrutinio de terceras personas sobre nuestras actividades y discursos. Un aspecto esencial de la gestión de la reputación on line es la monitorización en tiempo real de Internet para estar al tanto de ataques potenciales contra la reputación del individuo o de la organización en cuestión. A tal fin las agencias especializadas emplean sofisticadas herramientas tecnológicas que permiten conocer de forma casi instantánea todos los contenidos generados tanto en buscadores como
en blogs, redes sociales, etc., aunque hoy disponemos de ciertas herramientas sin coste o a coste muy bajo que permiten monitorizar nuestros perfiles sociales.

En España, la creciente importancia del control de la reputación on-line se ha visto reflejada en la creación de departamentos específicos por parte de las agencias más importantes de Marketing en buscadores y analítica web para la gestión de la reputación y la monitorización online.

 

Booking.com

Joaquín Aguilar.

Principales diferencias entre redes sociales y comunidades virtuales. Características diferenciadoras entre dos conceptos usualmente confundidos.

Principales diferencias entre redes sociales y comunidades virtuales. Retomamos aquí este tema,  desde el punto de vista del Marketing. De momento repasaremos cómo se articulan las comunidades virtuales y las redes sociales. Las comunidades, en su mayoría, son jerárquicas: hay un líder, un objetivo y un protocolo. La información tiene que estar alineada con el objetivo de la comunidad o corre el riesgo de ser censurada.

 

Principales diferencias entre redes sociales y comunidades virtuales.


 

Por el contrario, las redes sociales se basan en uno mismo. El protocolo es el nuestro y no tienen más objetivo que el de socializar o el de realizar Networking. La única censura puede ser la de nuestros iguales o el incumplir el acuerdo de licencia de la red social que nos dé soporte. En ellas hay un tipo de gente que tienen un papel de conectores que conocen a mucha más gente que la media. Sus opiniones suelen ser respetadas y tienen gran capacidad de amplificarlas.
Por tanto, hemos de ser conscientes, desde el punto de vista del Community Manager, que la estrategia SMO que se deberá aplicar es diferente para cada una de ellas. Por ejemplo, para atacar una comunidad o bien para entrar en una red social, deberíamos plantearnos las siguientes preguntas, que pueden variar sustancialmente.

Comunidad virtual:

  • ¿Nos interesa que el líder y/o los moderadores sean nuestros prescriptores?
  • ¿Tal vez preferimos que el Community Manager de nuestra empresa introduzca contenido por el canal regular y que este sea evaluado por los usuarios?
  • ¿Debemos temer que nuestro producto sea criticado? O bien, ¿podemos aprender de lo que diga la comunidad?

Redes Sociales:

  • ¿Tenemos identificados quiénes son los conectores?
  • ¿Podemos realizar alguna dinámica por medio de aplicaciones híbridas, encuestas o juegos que involucren a los usuarios?
  • ¿Por qué habrían de estar interesados en nuestra marca?
  • En el caso de estar interesados, ¿Cómo podemos hacer para que lo cuenten a sus contactos?

Debemos tener en cuenta que las redes sociales tienden a mostrarnos cuáles son las preocupaciones y los deseos de los integrantes de la misma. Simplemente observando qué grupos son los más numerosos, de quién se hace fan la gente, en qué participan más, etc., aprenderemos sobre su perfil social.

 

Booking.com

Joaquín Aguilar.

La web semántica o web 3.0 La aspiracióne de la web 2.0 es transformarse en la web semántica.

La web semántica o web 3.0.  Es lo que algunos se atreven a definir como la Web 3.0, es una revolución en la cual Internet será capaz de comprenderse a sí misma a través de estructuras lógicas que tengan sentido para los programas de software. Estos agentes, usarán los datos para extraer la información adicional y filtrarla, dándonos resultados adecuados.

 

La web semántica o web 3.0

 


La aspiracióne de la web 2.0 es transformarse en la web semántica.

Tal vez esa sea la web del futuro, o tal vez no. Lo que sí es cierto es que se está llevando a cabo un intento serio de introducir la lógica en los documentos que están en Internet. El exceso de información conlleva el caos y eso para los Community Managers implica ineficiencias en su trabajo y, por tanto, un rendimiento menor en sus campañas de Marketing. Como parte de la estrategia SMO se incluye el tagging o etiquetado de nuestros contenidos. Actualmente los buscadores usan relaciones jerárquicas, pero poco a poco vamos evolucionando hacia modelos mixtos donde la semántica va ganando relevancia. Los tags, así mismo, permiten crear “nubes de etiquetas” que nos indican cuál es el contenido más actualizado, con más información o simplemente el más visitado.

Respecto a la web semántica y para comprender por último su significado en mayor profundidad, hemos de introducir dos nuevos términos: taxonomía y folksonomia.
Sin embargo, sin etiquetar nuestra información será difícil buscar e interpretar, y precisamente lo que queremos es que nuestro contenido sea fácil de encontrar para luego poder ser distribuido.

La taxonomía es una forma jerárquica de ordenar conceptos, muy usada en ciencias como la Biología. Su fin último es alcanzar un sistema homogéneo de clasificación de información.

 La folksonomia, por el contrario, permite, a través del etiquetado de los internautas, ir definiendo el perfil de un elemento para así poderlo definir (y por tanto buscar) de una forma lógica. El problema viene cuando descubrimos que el lenguaje contiene imprecisiones, que en contexto tienen solución pero que fuera de él crean confusión.  La polisemia, que consiste en que una misma palabra tiene varios significados, la homonimia, coincidencia en la escritura o en la pronunciación de dos palabras que tienen distinto significado y distinta etimología y los sinónimos pueden generar problemas a la hora de etiquetar la información.

En cuanto a la web 3.0, y sus otras acepciones como web de datos y web semántica, existe bastante controversia en la literatura a la hora de establecer semejanzas o diferencias entre los conceptos. Para Küster y Hernández (2013) la web semántica forma parte de la web 3.0.13​. Sin embargo, Tim Berners-Lee ha descrito la web semántica como un componente de la “Web 3.0”.

El W3C, organismo que lleva la iniciativa y desarrolla esta web, emplea las acepciones web de datos y web semántica, para hacer referencia a la web de datos enlazados y las tecnologías semánticas que emplea para hacerla efectiva. El enfoque del W3C se centra en los datos, y gira en torno a la cada vez mayor cantidad de datos existentes que se encuentran aislados en silos, y en cómo conectarlos.

 

Booking.com

 

 

Joaquín Aguilar.

Calendario de pubicaciones.

junio 2018
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Aquí También

EMAIL
Facebook51k
Facebook
Google+7k
Google+
https://www.tomatrending.com/blog/2018/06/06">
Pinterest18k
Instagram27k

Bloguers

bloguers_rc1
Translate »
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Enjoy this blog? Please spread the word :)

  • EMAIL
  • Facebook51k
    Facebook
  • Google+7k
    Google+
    https://www.tomatrending.com/blog/2018/06/06">
  • Pinterest18k
  • Instagram27k